viernes, 21 de junio de 2013

CERRÓ SUS PUERTAS LA MAYOR SECTA RELIGIOSA DEL MUNDO QUE PRETENDÍA "CURAR" A LOS HOMOSEXUALES

Exodus International, la primera y más grande organización cristiana dedicada a ayudar y transmitir fe a los homosexuales, ha anunciado que cierra sus puertas tras tres décadas de actividades. Tras un año de "diálogo y rezo", sus líderes han decidido resituar su organización "en una cultura cambiante".
Alan Chambers y el logo de su fracasada organización.

El presidente de Exodus International, Alan Chambers, ha pedido disculpas a la Comunidad LGBT (Lésbico, Gay, Bisexual, Trans) luego de que su organización pretendiera curar a los homosexuales durante los últimos 37 años, difundiendo un mensaje de homofobia a la sociedad. 
Así comenzó Alan Chambers su discurso de disculpas a la comunidad Lgbti por haber afectado la vida de miles de homosexuales y sus familias tratando de "enderezar" algo que no está torcido.

Alan también admitió el daño que Exodus International había hecho a los familiares de los homosexuales que atendió, lamentando que la idea de un Dios "anti gay" se haya propagado gracias a ellos. 
"Lamento el dolor y daño que muchos de ustedes han experimentado. Lamento que algunos de ustedes pasaran años trabajando con vergüenza y culpa cuando su atracción no podía cambiar. Lamento haber promovido esfuerzos para cambiar la orientación sexual de las personas y teorías correctivas sobre la orientación sexual". 
En el mismo tono, Alan pidió disculpas a todos los que alguna vez llamó sodomitas, "o algo peor". Además confesó que aunque sabía que conocía casos de excelentes padres de familia homosexuales, es responsable de propagar la idea de que los gays y lesbianas no tenían derecho a formar una familia. 
El presidente de Exodus, Alan Chambers, explicó que "gays, heterosexuales o cualquier otro somos hijos e hijas pródigas de Dios". Chambers fue mucho más allá en su disculpa, reconociendo haber oído historias de primera mano de gente que, por culpa de la organización, sufrieron vergüenza, traumas, falsas esperanzas y confusión sexual. 

Chambers, incluso, reconoció tener inclinaciones homosexuales. Casado, ahora afirma que puede aceptarse "como lo han hecho mi mujer, mis amigos y Dios".
Alan Chambers y su esposa. ¿Qué hará Alan? ¿Continuar una relación desigual, contraria a su naturaleza sexual? ¿Llevará a cuestas la cruz de haber querido cambiar lo que no se puede cambiar? ¿Su esposa seguirá con él?

“Desde una perspectiva judeocristiana, homosexuales, heterosexuales o de otra manera, todos somos hijos e hijas pródigos. Exodus International es el hermano mayor del hijo pródigo, tratando de imponer su voluntad a las promesas de Dios, y hacer juicios sobre quién es digno de Su Reino. Dios nos está llamando a ser el Padre - para dar la bienvenida a todos, amar sin obstáculos ".
Finalmente, Alan advirtió que no había sido justo interponer el nombre de Cristo en sus enseñanzas.
Tony Moore, uno de sus miembros, lo justificó explicando que "una nueva generación de cristianos busca cambios y quiere ser oída". Además, la organización publicó en su web disculpas hacia la comunidad homosexual. 
Bien dicen que "cae más rapido un hablador que un cojo". Ahora Exodus International cerrará sus puertas definitivamente y Alan Chambers buscará otro empleo.
Lamentablemente Chambers comprobó, luego de 37 años de experimentos, lo que la ciencia ya había dicho: la homosexualidad NO ES UNA ENFERMEDAD sino una de las miles de formas de interpretar la vida, tan natural como la heterosexualidad. Es por ello que este tipo de organizaciones (yo los denomino sectas) lo máximo que han podido lograr es que un gay convencido de que es "pecador" esconda su verdadera inclinación, pero jamás dejaría de ser gay.

Yo, Abraham Puche (dueño de este blog), acepto las disculpas de Alan Chambers, sin embargo, no sé qué opinión tendrán los miles de homosexuales y sus familias en el mundo que confiaron en sus enseñanzas (y/o en las doctrinas de sus respectivas religiones) y lucharon en vano por "enderezar" lo que nunca había estado torcido.
Y esta reflexión va para tantas familias en el mundo que, por razones religiosas, han rechazado, expulsado de sus casas y hasta odiado a sus parientes gays. ¿Quiénes somos para juzgar la obra de Dios? ¿Queremos ser el "hermano mayor" del Hijo Pródigo que siempre creyó ser el "aprobado" por Dios y, en consecuencia, juzgar a los demás?
Si quieres saber cuál es la verdadera visión bíblica sobre la homosexualidad, te invito a analizar el siguiente artículo: http://contranaturaradio.blogspot.com/2010/10/dios-nos-ama-todos-y-no-discrimina_8802.html





No hay comentarios:

Publicar un comentario